BT Travel - шаблон joomla Создание сайтов
0ec2ebcadf3db7d091aecafc87739ef1.jpg
5491158567eaca2f7c46a480d00732dd.jpg
Ticket Blog

Festival Nacional del Porro

(0 votes)
Written by 
on 26/03/2017

San Pelayo, Córdoba, es la cuna y universidad del porro. El municipio se convirtió en la cara de uno de los ritmos musicales del Caribe y así

se ha sostenido, sobre dificultades, por décadas. Por eso desde hace 40 años recibe a decenas de bandas de todo el país para tocar, aprender y bailar porro. 

En la cuadragésima edición del festival el pueblo entero se puso su sombrero vueltiao y parrandeó por tres días bajo 40 grados de sensación térmica. Turistas de varias partes del país se reunieron en el municipio para estar al tanto de la cabalgata, los desfiles, la competencia de las bandas y la alborada, donde se reúnen cerca de 400 músicos para interpretar –a las 4 a. m.– el himno más sonado que el oficial de San Pelayo: María Varilla, en honor a la bailarina que inspiró ese y muchos porros.

Según el compositor Luis Alberto Pertuz, por su originalidad y tradición el porro “debe ser declarado patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad”. En San Pelayo las palabras tradición y cultura son irremediablemente unidas al porro.  

Legado irrepetible: El legado musical que han construido los músicos pelayeros es indiscutible para los conocedores de los ritmos musicales colombianos, pues este porro es único en su composición e interpretación. En él se concentra la idiosincrasia, palabra repetida hasta el cansancio por los cordobeses para explicar el porqué de algo, del campesino sinuano.

“En sus inicios el porro lo hacían los campesinos que trabajan la tierra y como entretenimiento inventaban melodía con los instrumentos que tenían a la mano. Es más antiguo que las mismas bandas”, relata Luis Fernando Muñoz, director de la banda de la Universidad de Córdoba.

“Yo me olvido de todo bailando porro”, dice Luisa mientras ve a parte de su familia reunida, otra vez como cada año, mientras pasa el desfile en el que va su abuela, de 85 años.

Puede ser fácil olvidarse de todo mientras suena el porro, se baila el fandango y se ve en los desfiles solo color y sonrisas que contagian a todo el pueblo, así como la peste del insomnio que narró Gabriel García Márquez en Cien años de soledad y que dejó por varias semanas sin recuerdos a todo Macondo. 

fuente: http://www.semana.com

 

.

 

Last modified on Domingo, 26 Febrero 2017 12:10
Super User

Nunc sed metus at tortor auctor tristique. Class aptent taciti sociosqu ad litora torqt per conubia nostra, per inceptos himenaeos. Vestibulum non enim id sapien feugiat Proin convallis risus turpis. Curabitur nisi lacus, lacinia ac

Website: bowthemes.com

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Siganos en

Travel Gallery